TOOLS: 25 años de PowerPoint.

 

image PowerPoint 1.0 Foto: http://www.menuinicial.com/category/software/

 

Leyendo el timeline de twitter, me encuentro con esta noticia vía @GuyKawasaki: 25 años de historia de PowerPoint. Si, nuestro querido/odiado y fiel aliado en los negocios, cumplió sus bodas de plata en agosto de este año.

Como no podía faltar, hay una presentación de ello, realizada por la BBC, donde se narra los hechos clave en la historia de este programa ofimático y valga la rima, emblemático de toda una generación de trabajadores de oficina.

También encontré una wiki visual, con mayor información al respecto. La verdad que le he dado un vistazo a estos documentos, sin leerlos a profundidad, ya que el objetivo de este post es otro: relatar mi vínculo emocional con este software.

¿Vínculo emocional con el Power Point? Pues claro! Y conforme leas, creo que vas a estar de acuerdo.

Para quienes vivimos la publicidad desde los tiempos en que las presentaciones se hacían con filminas o charts de cartón, PowerPoint significó toda una revolución. Y es que si no viviste aquello, no tienes idea lo que costaba corregir una palabra mal escrita o mover un poco una ilustración en esos materiales! Horas y horas hombre!

Es así que la llegada de este innovador producto, que recién me entero, fue desarrollado para Mac, cambió la forma de hacer presentaciones de negocios. Le dió fluidez a las ideas, propició el trabajo colaborativo, elevó el impacto por su formato digital, etc. Eso hizo que pronto fuera adoptado por la gente y yo diría que por aquellos tiempos, amado.

Al mismo tiempo, los dolores de cabeza para entender su funcionamiento, las computadoras de aquellos tiempos que se colgaban haciendo que se perdiera todo lo que habíamos hecho; el proyector que se malograba justo antes de una presentación, la masificación y “prostitución” de su uso, las presentaciones aburridas y maratónicas que empezaron a gestarse, etc. hicieron que lo que en principio era amado, empiece a ser odiado.

Mención aparte merecen las famosas cadenas por email, que también experimentaron una gran evolución al pasar del texto a las presentaciones. Confieso que tal vez, las mejores presentaciones de aquella época las vi en alguna de esas cadenas, donde el foco en el tema, la simplicidad de su elaboración y su “toque” artístico superaban por leguas a las presentaciones estándar de negocios.

A nivel personal, la llegada de este software impulsó mucho mi trabajo y no dudo que a muchos de mi generación. Me permitió visualizar de manera fácil ideas, conceptos, historias, story boards, etc. haciendo que “vender” una campaña al cliente sea mucho más fácil e interesante. Hasta hace algunos pocos años atrás, escuché en una charla publicitaria a un creativo famoso que venía de recibir su León en Cannes, diciendo que no necesitaba nada más que PowerPoint. Gran verdad.

Y es que el gran problema de la “mala imagen” que hoy arrastra esta herramienta nunca fue el Power Point: el problema fuimos nosotros, sus amos y dueños, por lo que pusimos y dejamos de poner en infinitas presentaciones que solo provocaban bostezos, aburrimiento y ganas de terminar una reunión.

Así es que hoy, desde mi humilde tribuna, te homenajeo y desagravio mi querido PowerPoint. Vivimos grandes momentos. Ganamos muchas batallas. Y perdimos muchas más, juntos. Pero en ese tránsito, mientras yo salía con tan solo unos rasguños, tú salías con heridas profundas. Tanto así, que en el colmo de mi ingratitud, dejé de usarte hace ya más de un año, atraído por nuevas y gratuitas herramientas.

Espero que te vaya bien en tu versión 2010. Es más, voy a probarlo con todo el corazón. Voy a tratar de ponerle mucho esfuerzo y cerebro cada vez que lo haga, para darte esperanzas de vida y no contribuir aún más a tu deteriorada imagen. Creo que te lo mereces. Y también se lo merecen tus sucesores, porque si sigo con la mala costumbre de mal usar las herramientas, todas ellas seguirán rápidamente tu camino, creando un loop infinito de grandes avances tecnológicos, derrochados y desperdiciados por los pésimos usuarios como yo. Creo que ese sería el círculo vicioso que podría destruir el extraordinario mundo digital que hoy en día gozamos. ¿O acaso no has visto todas las películas de ciencia ficción donde la tecnología siempre termina enfrentada al hombre? Allí creo que está el verdadero punto de poder, para generar un mejor futuro…convertir las herramientas en paraísos para las ideas y no en armas para matarlas a diario.

¿Y tú, qué vas a hacer la próxima vez que uses PowerPoint?

Miguel Higa / Mis 7 vidas online

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 

miguelhiga7 Search

Acerca del autor

Gracias hijo :)

Miguel Higa 7 Copyright © 2009 Community is Designed by Bie